Ventajas de una ecommerce

Si estás pensando en montar una ecommerce es porque sabes que tienen muchas ventajas frente a un negocio físico y tradicional. Pero, ¿conoces todas las ventajas de una ecommerce? Son tantas, que seguramente no conocías muchas de ellas.

Si estás dudando y necesitas un último empujón, este post te ayudará a decidirte. Comprenderás que le puedes sacar mucho más provecho a tu ecommerce del que habías pensado.

Las 9 ventajas de una ecommerce

Si estás empezando un negocio, antes de tener gastos como el alquiler de un local, la luz, el agua, el contrato de personal y demás, deberías comenzar de forma online. Aunque también requiere unos pequeños gastos, es mucho más idóneo para quienes están comenzando. Por ello cada vez más personas se atreven a iniciar un negocio online.

Abierto 24/7

La primera ventaja de un negocio online es que siempre está funcionando. Si implementas una pasarela de pago, que no supera nunca los 200 euros anuales, tus clientes podrán comprar en tu web sin tu ayuda. No tendrás que estar presente ni gestionando los pagos. Se hará el pedido y si además lo implementas, se programará el envío.

Es el sueño de todo pequeño – gran empresario. Ganar dinero mientras duerme, está de vacaciones, con la familia o trabajando en otros proyectos.

Reducción de costes

Por supuesto, la gran ventaja de una ecommerce son los rápidos beneficios. Dado que la creación de una página web para una ecommerce no es demasiado costosa, pronto tus ingresos aumentarán a tus gastos y en pocos meses obtendrás beneficios.

Probablemente, si iniciases el mismo proyecto pero de forma física, podrías tardar un año o más en comenzar a tener ganancias.

Vendes a cualquier lugar

Por otro lado, debes tener en cuenta que cuando cuentas con un negocio local estás supeditado a esa zona. Y por tanto, cuentas con una serie de limitaciones. Por ejemplo, según la ubicación de tu local tendrás más o menos visibilidad. Según la localidad o provincia tendrás más o menos afluencia y también según los intereses de los potenciales clientes de la zona.

En cambio, con un negocio online las limitaciones desaparecen. Podrás llegar a personas de cualquier lugar de tu comunidad, de tu país o puede que hasta del mundo, si eres capaz de gestionarlo. Tu público será aquellas personas interesadas en tu marca, y no solo aquellos que pasen por delante del escaparate.

Métodos de pago

Un local físico, una tienda suele tener limitaciones de pago, de hecho, habitualmente solo existen dos opciones: tarjeta o efectivo. En cambio, una ecommerce te brinda muchas más oportunidades.

Tus clientes podrán pagar con tarjeta de crédito, también en efectivo si es contra reembolso. Pero es que además, puedes habilitar los pagos por PayPal, los pagos con criptomonedas y muchas otras opciones.

Ventajas de una ecommerce

Aprende a tu ritmo

Y si estás comenzado y eres un emprendedor, seguro que te has dado cuenta de lo difícil que resulta avanzar. Los conocimientos que necesitas para abrir un local físico, gestionar una empresa, contratar personal, pagar la fabricación de los productos y más es una tarea muy compleja y dominarlo puede llevarte algunos años.

En cambio, si comienzas con un negocio online todo resultará más sencillo. En primer lugar, podrás acceder a cursos, webinars y charlas para emprendedores online de forma gratuita.

Por otro lado, seguro que ya sabes que existen muchos libros y materiales que podrán serte de ayuda. Asimismo, a día de hoy muchos jóvenes han iniciado sus negocios online, por lo que podrás conocer y pedir consejo a otros que como tú, han iniciado el camino del emprendimiento.

Publicidad barata

¿Sabes cuánto cuesta la publicidad tradicional? Un anuncio en televisión, en radio, o un acrtel en una marquesina, tienen precios que casi nadie puede permitirse. En cambio, un anuncio en Youtube, en Instagram, o posicionarte en Google por las palabras que tú decidas, eso ya no tiene un precio tan prohibitivo.

Análisis de tu competencia

¿Te imaginas tener un negocio físico y tratar de espiar a tu competencia, que también tiene un negocio físico? Además de ser muy difícil está prohibido. Pero con un negocio online esto es posible y legal, hasta cierto punto. Puedes estudiar quién es su audiencia, qué campañas le funcionan mejor o peor, por qué contenidos están posicionados, etcétera. Será mucho más sencillo espiar a tu competencia y por tanto, superarla.

Acércate a tu target

En segundo lugar, gracias al trabajo del marketing digital podrás acercarte a tu audiencia, a tu público potencial y además, fidelizar clientes. Esto puedes conseguirlo a través de diferentes herramientas del marketing online.

En primer lugar, herramientas que analicen quién es tu target. Quizá estabas confundido y tratabas de venderle al público equivocado. En segundo lugar podrán decirte qué historia debes crear y cómo debe ser tu personaje atractivo para que tu público se sienta identificado. En tercer lugar, sabrás en qué plataformas tienes que estar para pescar a tu audiencia. En cuarto lugar…. bueno, mejor ya te informas tú.

Vuélvete visible

¿Te imaginas tener una tienda genial en medio del desierto? Aunque tuvieras los mejores productos y servicios y a un precio insuperable, no podrías vender nada. En Google pasa lo mismo, si no estás en la primera página, nadie te va a comprar. Por suerte, volverte visible en Google es muy barato. Solo tendrás que contratar a un redactor SEO o a un analista SEO y pronto comenzarás a posicionarte.

En cambio, si tuvieras un negocio físico, incluir tu local en una zona muy visible y frecuentada, te saldría por un ojo de la cara.

Ya conoces las principales ventajas de una ecommerce. ¿Las sabías todas? Seguro que ahora que conoces más detalles te has animado a lanzarte. Al fin y al cabo comenzar un negocio online es rápido y económico. Lo único que necesitas son muchas ganas.

¡Ve a por ello!

¿Cómo puedo ayudarte?