Cómo elegir a un desarrollador web

Ya tienes tu idea, tu proyecto, tu futuro negocio… en mente. ¿No es verdad? Incluso has llegado a imaginar cómo podría ser la web. Los colores que vas a incluir, cómo será el menú desplegable, qué quieres decir en la home, etcétera. Ahora solo te queda saber cómo elegir a un desarrollador web. Y aunque no te lo creas, puede ser bastante difícil.

Hay desarrolladores web más estrictos, que te darán menos libertad y en el otro extremo, otros tremendamente flexibles que preferirán contentarte a asesorarte sobre los requisitos que tiene Google para el desarrollo de una página web.

Los hay que cobran por encima de su talento y algunos por debajo. Otros presumen de una gran experiencia y otros de verdad la tienen. Por eso, poner en manos tus sueños de una persona es algo arriesgado.

Necesitas tiempo, necesitas conocer a muchos profesionales diferentes, pedir consejos a otros empresarios, emprendedores o autónomos y sobre todo, necesitas leer este post, que te dará todas las claves.

Cómo elegir a un desarrollador web

7 tips para elegir bien a tu desarrollador web

Queremos ayudarte a elegir más concienzudamente a la persona que se encargará de la web de tu proyecto. Por eso, te presentamos 7 tips que deberías tener en cuenta a la hora de contratarle.

Ten en cuenta que el desarrollo web y la programación, son negocios en alza, por lo que encontrarás multitud de perfiles que cumplan los requisitos y elegir será una tarea titánica.

Experiencia

Seguro que ya lo habías pensado. La experiencia es el punto número uno. Aunque no necesariamente por tener más experiencia, se tiene más talento, hay jóvenes que acaban de empezar y ofrecen buenos servicios. Pero al menos asegúrate de conocer algunos de sus trabajos previamente. Qu tu proyecto no sea ni el primer ni el segundo trabajo que llega a sus manos, de lo contrario es probable que sea un caos.

Pídele su portfolio y asegúrate de qué ha cumplido con lo que prometía a sus clientes. Asegúrate de que te gustan, sus diseños, sus ideas… y averigua cuánto tardo en terminarlo.

Compromiso

Y este es el segundo punto. Necesitas una persona comprometida con tu idea. Alguien que no se pase de la fecha límite, que cumpla con los plazos, que llegue a tiempo, que haga lo que promete…

Para saber si es un profesional de confianza, asegúrate de que al comenzar propone unos timings. Es decir, pone una fecha para la entrega de la web otra para la supervisión, incluye reuniones periódicas, etcétera.

Transparencia

La transparencia es fundamental y verdaderamente difícil de encontrar. Este punto está estrechamente relacionado con el anterior. Y es que es esencial que dejéis todo aclarado, plasmado y por escrito antes de comenzar ningún trabajo. De este modo no habrá ninguna confusión.

Si es un desarrollador web transparente no tendrá problema y te pondrá facilidades para que empecéis cuanto antes.

Creatividad

Creatividad no es solo mezclar colores o encontrar diseños chulos, la creatividad es la capacidad que tenemos los seres humanos para encontrar soluciones a los problemas de una forma única y nunca vista antes.

Como elegir un desarrollador web no es tarea fácil, una de las primeras cosas que tienes que comprobar es su creatividad. Para ello básate en su portfolio y sobre todo, escúchale.

Antes explícale con claridad tus objetivos, tus dudas, tus propósitos, los timings que necesitas, lo que quieres, lo que no, los problemas que crees que se puede encontrar… Si es capaz de unirlo todo y mostrarte una propuesta, es que es una persona creativa.

Definir los roles

Quizá no sabes muy bien a qué roles hacemos referencia o qué es lo que hay que definir. Pues bien, antes de comenzar a trabajar hay que dejar muy claro qué tareas va a realizar cada una de las partes.

Esto es fundamental y está relacionado con los timings. Para que puedas entenderlo, tomamos un ejemplo. Antes de comenzar a realizar la web, el desarrollador web necesitará que le envíes el número de referencia de los colores, por ejemplo o que elijas entre dos o tres plantillas. Quizá también necesita que le envíes algunos textos o que elijas netre tres tipos de botones, que le envíes alguna foto, que dejes claro el tamaño que buscas para los titulares, en qué zona irá el carrito de la compra… Todo esto y mucho más puedes elegirlo tú y él se adaptará a ti.

Pero antes, debéis pactar qué decidirá cada uno. Y en segundo lugar, cuando le transmitiréis esta información al otro para que pueda continuar. De lo contrario, el proyecto quedará estancado.

Seguimiento

Como elegir a un desarrollador web es complejo, y la creación de una página web también, igual crees que cuando te haga entrega de esta, todo se habrá acabado, pero no es así.

A todas las webs hay que realizarles un seguimiento. De lo contrario, todo lo hecho hasta el momento puede venirse abajo. Siempre hay pequeñeces que modificar, mejorar… y esto solo se ve con el paso del tiempo.

A veces los desarrolladores web incluyen el seguimiento en el precio inicial, y otras veces no. Pero necesario es siempre.

Mantenimiento técnico

Finalmente, el mantenimiento técnico. Esto es necesario más allá de que no existan fallos. Tu web se encontrará alojada en un hosting, tendrá un dominio, unas DNS… términos que quizá no conoces y con el que tu desarrollador web se encuentra completamente familiarizado.

Por ello, es totalmente recomendable pedir el mantenimiento técnico, además, los programadores y desarrolladores web siempre lo proponen. De lo contrario, tendrás que aprender en poco tiempo todo lo relacionado con la programación y los hostings, además de que deberás tener continuas conversaciones con la empresa en la que se almacena tu hosting. Mejor, quítate de responsabilidades y busca un profesional que lo haga por ti.

Hasta aquí los 7 tips que deberías conocer para saber cómo elegir a un desarrollador web de la forma correcta y sin sorpresas.

Compartir