Cómo ha cambiado la forma de vender durante la pandemia

Durante la pandemia, nuestra vida cambió y también lo hicieron nuestros hábitos de consumo. En consecuencia, los vendedores han tenido que adaptarse a un sinfín de estrategias y canales diferentes para poder llegar a un nuevo perfil de cliente.

El nuevo target al que apuntan las empresas es más sensible, solidario y concienciado, y lo más importante: está detrás de su laptop, smartphone o tablet. ¿Cómo han llegado los vendedores hasta él?

Vender online

Los sectores que han sabido digitalizar su negocio han podido remontar la dura crisis del Coronavirus. Y de lo que nadie está hablando es que la mayor parte de los negocios relacionados con el mundo online, como las compañías de packaging o de marketing digital, han multiplicado sus ventas.

No todo está perdido si sabes reinventarte. Y estos son algunos de los cambios acelerados a los que tuvieron que adaptarse las pymes y multinacionales para sobrevivir:

El marketing

El marketing va antes, durante y después de la venta. Pero, ¿Cómo atraer, vender y fidelizar a este nuevo consumidor? La respuesta fue: el Storyscaping. Durante la pandemia y especialmente durante el confinamiento, todos sentimos que estábamos viviendo algo que merecía ser contado. Y las marcas lo contaron. De repente el protagonismo no se lo llevaba la marca, su historia o su producto, sino una sociedad entera. Aparecieron anuncios de tv, newsletters, cartelería y hasta merchandising que nos mandaba apoyo, y funcionó.

Formato online

El medio es el mensaje. Y en una nueva era 100% online, el formato rey es el video. Los consumidores ya no podían acercarse a la tienda a comprobar la calidad de las zapatillas Nike, oler el delicioso aroma de su nuevo perfume, o descubrir por sí mismos todas las prestaciones que ofrecía el nuevo smartphone .  Los videos han tenido que sustituir nuestra experiencia en la tienda y acercarnos al producto.

Chatbots

Al multiplicarse el número de clientes online, también lo hicieron las preguntas y las quejas. Muchas compañías no podían hacer frente a esta nueva demanda telemática, por lo que cambiaron a los operadores por chatbots. Algoritmos que recogen tu solicitud y la derivan a un departamento u otro de la compañía. Quizá no le hemos dado importancia, pero para los negocios ha sido clave.

Los precios ¿subieron o bajaron?

Y por último, el factor clave a la hora de tomar decisiones. ¿Han subido los precios o han bajado? Durante la pandemia la brecha social aumentó. Los ricos eran más ricos y los pobres más pobres. En consecuencia y para adaptarse a su target, los productos más lujosos se encarecieron y los demás tuvieron que bajar sus precios, por miedo a perder clientes con menor poder adquisitivo. Por suerte, esto duró poco tiempo y la clase media comenzó a comprar online devolviendo la confianza a los vendedores.

Sin duda, la llegada de una nueva normalidad volverá a trastocar las recién adquiridas costumbres de los usuarios. Pero muchas secuelas de la Covid sobrevivirán también entre los consumidores, empresas y vendedores.

Compartir