No es nada nuevo oír que internet es el futuro. La mayoría de la población y cada vez más se está familiarizando, y de forma muy rápida, a realizar muchas de las tareas cotidianas a través de internet.

Comprar ropa, comida, viajes, electrónica, libros…. Hoy en día se puede comprar hasta la cosa más simple con un solo clic y sin salir de casa.

Hay estudios que afirman que de media, nos pasamos dos horas enteras surfeando por internet. Durante estas dos horas, miramos más de 6 páginas webs distintas.

¿Entonces, por qué no sacarle provecho?  Sobre todo va dirigido para los comerciantes, empresarios, emprendedores… todo aquel que desee dar a conocer su producto, marca o bien quiera vender a través de esta plataforma mundial.

Tener página web propia no hace otra cosa que añadir valor a nuestro producto o servicio y que este pueda ser conocido por un número mayor de personas y más si se considera que podrá ser visitada durante las 24h del día.

A demás, en el caso que solo se trabajara a través del portal web, significaría un ahorro considerable en un local físico, mobiliario, transporte… y en cuestión de publicidad es mucho menor el coste de inversión. Hay campañas de marketing para todo tipo de bolsillos pero no hace falta que sea un gran suma de dinero para arrancar y publicitar el negocio.

El servicio que se le puede dar al cliente también es un beneficio que proporciona el negocio online pues el propio cliente podrá acceder a la información del producto/servicio sin la necesidad que se deba contratar a nadie para ello. De la misma forma se puede dar consejo y ayuda al consumidor puesto que la vía de contacto entre vendedor/consumidor es accesible 24h y sencilla.

Una parte importante de porqué se recomienda una web propia, es que es una forma de crear una personal, propia y única en internet. Se trata de realizar una creación única y personal que servirá de distinción entre todos los demás comerciantes y webs y que si se hace con un poco de gusto y gracia ayudará al fácil reconocimiento y distinción. A veces en este mundo, la estética sí que juega a favor.

Son muchas las razones por las cuáles disponer de una web propia solo aporta beneficios. En una sociedad como la que vivimos, es necesario adaptarse a este medio si se desea crecer profesionalmente.

WhatsApp chat