La gente no compra productos sino mejores versiones de sí mismos – El 23 de octubre de 2001 apareció uno de los gadgets que más han influido en el mundo de la música: El iPod. Un verdadero clásico de Apple que impulsó la compañía de Steve Jobs.

¿Pero qué tenía en especial el iPod? ¿Cuál era la característica que lo hacía tan especial?

Técnicamente no mucho, la verdad. Los reproductores MP3 existían desde hace bastante tiempo. Pero emocionalmente aportaba algo muy valioso a las personas que lo adquirían: Los hacía sentir mejores personas.

Te recomiendo: Las 5 tendencias SEO para 2019 más importantes.

El eslogan del iPod: “1000 canciones en tu bolsillo”, es un excelente ejemplo de los clásicos del marketing inteligente.

El comunicar dicha característica de forma tan acertada, de cara a comunicar el valor del producto, fue una jugada espléndida que produjo muchas ventas a la compañía de la manzanita.

El valor percibido o por qué la gente no compra productos sino mejores versiones de sí mismas

iPod bien podía aludir al 1 GB de almacenamiento que traía consigo. Pero para la época y el enfoque del producto, era más atractivo tener 1000 canciones en el bolsillo que un almacenamiento de 1000 Mb.

Si bien es cierto que la calidad del producto cada día es más importante, así como generar leads de calidad, ya que los consumidores cada día son más inteligentes; seguimos siendo seres emocionales. Así que cada vez es más importante saber ejemplarizar el valor de nuestro producto, justo como las 1000 canciones en el bolsillo de iPod.

Por ello que el valor percibido del producto va más allá de su utilidad, y trasciende hasta en cómo hará mejores personas a sus consumidores de cara a una sociedad y cultura predominada por estatus sociales.

Ejemplarizar el valor de tu producto en vez de hacer descripciones de sus funciones

Cuando uno de tus futuros clientes observa la presentación de tu producto, o cuando ingresa a tu página web para conocer tus servicios, necesitará saber si en realidad tu producto lo hará mejor persona de acuerdo a la necesidad que cubre el mismo.

Si, por ejemplo, tienes una compañía de viajes globos, en vez de tratar de vender “viajes aéreos recreativos para hasta 8 personas”; mejor vende: “Experimenta el mundo a 1000 mts de altura junto con tu familia y amigos”.

Ese es un pequeño ejemplo que se me ha ocurrido en este momento: Tratando siempre de exponer en ejemplos concretos lo genial que será experimentar una de las características principales de nuestro producto o servicio, se pueden conseguir ideas geniales.

5 Ejemplos sobre ejemplarizar el valor de tu producto

1)Google Drive nos comunica que con sus servicios tendremos nuestros archivos a la mano donde estemos.

Pruebalo gratis

2) Evernote nos incita a evocar el valor de la organización.

3) Rappi, empresa de comercio electrónico latinoamericana, nos indica que puede ayudarnos a comprar de la misma forma que de forma presencial en el supermercado.

4) Netflix nos propone disfrutar de sus servicios en cualquier lugar, y pagar cuando deseemos.

5) El LG Sound Bar promete experimentar un cine de calidad en casa.

¿Qué opinas sobre nuestro enfoque: La gente no compra productos sino mejores versiones de sí mismos?

¡Deja tu opinión!

Puedo impulsar tu negocio por medio de un diseño web profesional atractivo ¿Quieres saber cómo? Contáctame aquí.

WhatsApp chat